Principios Alquímicos en la Alimentación Macrobiótica y su Fundamento

“Al alejarnos de nuestra naturaleza más primitiva, nuestro corazón y nuestra mente se dividen. Hablando claro, podemos decir que esto sucede cuando nos somos coherentes. La incoherencia es uno de los actos que se generan a partir de nuestros deseos, deseos que nacen del miedo”.

Fundamentos alquímicos en la Alimentación.

Os hablaré de la alquimia, de la trasmutación de uno mismo mediante la alimentación. Todo proceso de trasmutación implica un cambio y todo cambio conlleva un final y un principio ¿Pero un final de que, un principio de qué? Lo importante es saber que queremos decir con transmutar. ¿Verdaderamente hay algo que transmutar?.

Toda materia transmuta constantemente, cambia constantemente, porque la única constante en la vida es el cambio. Realmente lo que debemos de transmutar es todo aquello que generamos e interrumpe esa dinámica universal de cambio, ese proceso eterno que definimos como la dinámica de yin y de yang. Al alejarnos de nuestra naturaleza más primitiva, nuestro corazón y nuestra mente se dividen. Hablando claro, podemos decir que esto sucede cuando nos somos coherentes. La incoherencia es uno de los actos que se generan a partir de nuestros deseos, deseos que nacen del miedo. Cuando los deseos nos gobiernan y toman las riendas de nuestra vida comenzamos a crear personalidades y llevamos a cabo acciones que están muy lejos de lo que realmente somos y nos sumen en un estado caótico ( estrés ) continuo.

Generalmente los deseos son satisfechos con todo aquello que nos hace sentir poderosos en la sociedad moderna; el sexo, la comida, el dinero, la fuerza o el intelecto. Todo aquello que nos da placer momentáneo pero que se nos escapa como lo hace el humo, generándonos a la vez más y más deseo, más y más dependencia, perdiendo nuestra libertad.

De este modo, el proceso de alquimia interna se basa en ir deshaciendo todos esos personajes que hemos creado para que salga a relucir lo que realmente somos. Porque esos personajes, no son más que estados fijos que son creados por nuestra mente. Por eso no se trata tanto de aprender algo, se trata de reencontrarnos, aprendiendo y olvidando continuamente. Se trata de volver a un estado de inocencia primigenia.

En la vía Macrobiótica para ello disponemos de varias herramientas:

  1. La alimentación.
  2. El estilo de vida (pensamiento, fundamentos, filosofía, hábitos).
  3. Practicas espirituales.

Brevemente explicare la alimentación como herramienta en el proceso de la alquimia.

Realmente espíritu y materia están unidos, por ello, desde la transmutación de la materia (el
cuerpo) se da una transmutación en el espíritu. Para ello la alimentación (y la respiración), juegan un papel importantísimo. La Macrobiótica basa sus fundamentos en la expresión del Orden del Universo, tanto dentro como fuera de nosotros. Hoy día existen muchas teorías dietéticas, pero casi ninguna respeta las leyes del universo a la hora de elegir nuestra el que comer. La propuesta de alimentación Macrobiótica se basa en estos pilares:

  • Expresión anatómica y fisiológica del Orden del Universo en el cuerpo humano-
  • Expresión espacio-temporal (estacionalidad y territorialidad) del Orden del Universo en la naturaleza.

Cuando comenzamos a entender y a practicar estas leyes en nuestra alimentación, la calidad de nuestra sangre cambia y al cambiar nuestra sangre cambia también la calidad de todas nuestras células, nuestros órganos y nuestro nivel de conciencia y vibración. Al alimentarnos de acuerdo al Orden del Universo, despojándonos de nuestros deseos y limitaciones mentales, se da un proceso de religación respecto a ese orden. Este proceso genera una transmutación en nosotros, que poco a poco y día a día nos acerca más a la Verdad y a ese estado primigenio que muchos ansían y Ohsawa definía como el juicio supremo. Pero para comprobar lo que estas palabras muestran no vale sólo con interpretarlas, cada persona debe de aplicarlas en sí, para que no quede en sólo palabras y para que el conocimiento se concierta en sabiduría, librando a toda persona de toda creencia y ofreciendo a cada instante la libertad que siempre hemos tenido en nuestra mente alguna vez perdimos.

Como todo en el universo esta transmutación tiene un orden y la primera expresión de cambio se da a los cuatro meses (120 días). Tiempo que tardan las células rojas en renovarse. Os invito entonces a que probéis la alimentación macrobiótica durante cuatro meses y experimentéis los cambios que se dan en vosotros y vosotras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: